España sueña con Tokio 2020

NoticiasPortada

Written by:

Fuente: Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El baloncesto femenino español en silla de ruedas ha tenido muchos obstáculos a lo largo de su historia, pero esos años de sufrimiento empiezan a verse recompensados gracias al trabajo y al sacrificio de una generación de jugadoras y de un cuerpo técnico que tienen la oportunidad de firmar su mayor gesta hasta ahora: clasificarse para sus primeros Juegos Paralímpicos por méritos propios.

Tokio 2020 espera a las 12 ‘guerreras’ de Abraham Carrión, pero para ello deberán sumar dos triunfos en los cinco partidos que disputarán en la liguilla del Europeo en Rotterdam (del 30 de junio al 8 de julio) frente a Holanda, Gran Bretaña, Alemania, Francia y Turquía. «El año pasado jugamos un Mundial 24 años después y ese fue un punto de inflexión, nos cargamos de confianza y buscamos seguir en esa línea ascendente. Ahora queremos hacer otra vez historia, hemos trabajado duro para llegar con opciones», ha asegurado Vicky Pérez.

La pívot madrileña cree que ha llegado la hora de esta selección, «ya no lo vemos como un sueño sino como algo tangible, estamos más cerca de las mejores, ya les soplamos en la nunca, así que este es nuestro momento. He tenido la suerte de ir a ver a Álex Zarzuela -su pareja y jugador de la selección masculina de basket- a unos Juegos y de estar en la Villa Olímpica y me he cansado de acudir como turista, quiero ser la protagonista, vivirlo desde dentro».

Para Pérez, elegida mejor jugadora de la Liga española esta temporada, la principal arma de España «está en su historia, todas hemos vivido un proceso complicado, desde pagarnos las concentraciones y viajes hasta quedarnos a dormir en una misma casa para poder entrenar, eso nos ha hecho más fuerte. Se lo debemos a todas aquellas chicas pioneras que han luchado por el baloncesto para que nosotras estemos aquí».

Sin exceso de confianza e ilusión

Otra veterana es Vicky Alonso, que lleva en la selección desde 2003. «Hace unos años era todo muy complicado, nos reuníamos voluntariamente y asumíamos los costes para tener concentraciones unos días antes de cada competición. Por suerte ha cambiado la situación y es lo que nos ha permitido dar un salto de calidad», ha confesado.

«Todo apunta a que nos jugaremos el billete frente a Francia, a la que hemos vencido en los últimos partidos. Estamos un pasito por encima, pero hay que ser precavidas, un exceso de confianza nos puede llevar a la derrota en el partido más vital y sería un golpe duro. El baloncesto es mi pasión y solo me quedan los Juegos para completar el ciclo de las vivencias que me puede aportar este deporte», ha añadido la gallega.

Su compañera Sara Revuelta aún no había nacido cuando el equipo femenino disputó sus últimos Juegos Paralímpicos en Barcelona 92. «El objetivo de toda jugadora cuando empieza es estar en unos Juegos, los de Río de Janeiro 2016 los pude seguir y me parecieron una pasada, es a donde todo deportista quiere llegar porque nos sentimos protagonistas, ya que en nuestro día a día pasamos desapercibidas».

La escolta, una pieza importante en los éxitos del CD Ilunion, ha insistido en que «siempre es más difícil conseguir aquello que no se ha logrado, así que tenemos que estar fuertes física y mentalmente. Se palpan las ganas y la ilusión, aunque nos están imponiendo desde fuera una presión añadida que me parece injusta. Hay gente que cree que lo tenemos fácil y no es así, será un reto complicado. Estamos muy centradas en el duelo ante Francia, que seguramente nos jugaremos la plaza ante ellas, pero anteriormente nos medimos a Gran Bretaña y a Alemania, a las que hemos plantado cara en torneos previos e intentaremos dar la sorpresa».

‘El momento ha llegado’

Abraham Carrión lleva desde 2015 a los mandos del equipo y junto a su cuerpo técnico le ha cambiado la imagen al baloncesto femenino. «Las claves están en que nos hemos encontrado con una hornada de jugadoras que han aumentado el nivel del grupo, hemos logrado un buen relevo generacional bajando la media a 26 años, tenemos competencia sana, el hambre de querer crecer y el convencimiento de poder hacer algo grande», ha confesado.

El jerezano ha confeccionado un combinado con desparpajo, talento, muchos recursos y que mezcla veteranía y juventud. «La selección estuvo en Barcelona 92 pero como anfitriona, nunca lo ha conseguido por méritos deportivos. Este equipo ha tenido que reinventarse muchas veces, ha sufrido por tener pocos apoyos y no ser visibles y creemos que su momento ha llegado», ha recalcado.

En los torneos de preparación España ha luchado de tú a tú con algunas de las potencias, por eso en el vestuario piensan que la clasificación la tienen al alcance de su mano. «Hay una emoción especial, responsabilidad y unos nervios distintos a otras competiciones. Los últimos resultados nos han acompañado, así que nos vemos con posibilidades reales de conseguir el objetivo por el que llevamos más de 15 años peleando», ha subrayado Carrión.

Para el técnico jerezano, el calendario «parece que está diseñado por nosotras ya que iniciamos el campeonato con Holanda, campeona del mundo y la gran favorita al oro, así que no nos importa perder ese primer partido. Después llegarán Gran Bretaña, un rival que presiona 40 minutos y que nos exigirá físicamente pero que se nos ha dado bien en los últimos enfrentamientos con partidos muy ajustados. Y Alemania, una selección con calidad que te deja jugar».

En el cuarto duelo le tocará lidiar con Francia, su ‘bestia negra’ en la última década, «una selección que nos ha ganado en los partidos decisivos, aunque la moneda ha empezado a caer de nuestro lado y ya en el Mundial dimos la sensación de estar por encima de ellas. Vamos a un ritmo más elevado, tenemos más altura y alternativas, así que podemos vencerles si hacemos las cosas bien. Y Turquía es a priori la más débil, puede ser el partido en el que obtengamos el billete para Tokio», ha apostillado Carrión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *