DAVINIA, EL CINTURÓN NEGRO DEL TRABAJO Y LA CONSTANCIA

NoticiasPortada

Written by:

Un ejemplo para todas las personas que tienen alguna discapacidad y quieren practicar el taekwondo.

Davinia Espino Viera, es practicante de Taekwondo desde hace 6 años, en el Club Ilja Sport, club que dirige junto a su marido, en Las Palmas de Gran Canaria.

Hasta ahí todo normal, pero el camino hasta el cinturón negro, no ha sido fácil, como el de su vida en general. Davinia sufre una enfermedad degenerativa, que le dificulta la movilidad en las extremidades inferiores. A pesar de este hándicap, nunca se ha rendido, al contrario ha sacado fuerzas de flaqueza para conseguir sus objetivos, y uno de ellos era obtener el Cinturón Negro.

Desde muy pequeña sufre de esta enfermedad, que le ha hecho estar en silla de ruedas en algún momento de su vida, nunca dándose por vencida a verse postrada en una silla. Actualmente tiene que desplazarse con muletas, cosa que no ha sido impedimento para su práctica del taekwondo.

Aunque su gran pasión es el Ballet, fue bailarina durante muchos años, hasta que la enfermedad ya no le dio más tregua, es en el taekwondo donde ha encontrado su hueco. Gracias a la labor que lleva en su club junto a su marido, en un proyecto en el que se embarcaron hace unos años, llamado ADAPTAekwonDO, éste consiste en un programa destinado a la enseñanza del taekwondo adaptado a las personas con diversidad funcional.

Davinia sirve de ejemplo para todas esas personas que tienen alguna discapacidad y quieren practicar el taekwondo. Su función docente con este tipo de alumnado es de gran labor, al verse éstos identificados con ella.

Después de todo este tiempo de práctica, llegó el momento de culminar la primera etapa del taekwondo y tras superar satisfactoriamente la prueba de examen consigue ser, si no la primera, una de las primeras, cinturón negro de parataekwondo de Canarias.

Para todos los componentes de su Club, es un ejemplo a seguir, de no rendirse nunca y que por muchas limitaciones que se tengan se pueden lograr los objetivos que nos marquemos. Porque la mayor de las
limitaciones está en nuestra mente y si la logramos vencer podremos conseguir todo lo que nos propongamos.

El Cinturón Negro, es un cinturón blanco que nunca se rindió, que como Davinia, en su vida, al igual que en el Taekwondo no se dio nunca por vencida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *